CÓMO JUGABAN NUESTROS ABUELOS

La escuela no llegó al Pirineo hasta mediados del siglo XX. Hasta ese momento los niños aprendían en casa a través de juegos basados en la adaptación del medio, la imitación de las actitudes adultas y la subsistencia.

La adaptación al medio natural se aprendía jugando a jabalí, a cazar a loseta, a hacer casetas en el monte, etc. La imitación del mundo adulto también era una forma de juego y aprendizaje: jugaban a tiendas, a ladrones y guardias civiles o a cuidar corderos. También había juegos para el desarrollo psicomotriz y otros en los que se utilizaban pequeñas piezas de artesanía como la rodeta, el brujidor o las billas (parecidas a los bolos). Para saber más sobre cómo jugaban nuestros abuelos os recomendamos una visita al Museo de Campo.

 

   

 

Top